Hoy en día tener una fuerte presencia online es casi una obligación para cualquier empresa, negocio o emprendimiento. Y un buen hosting es esencial en el desempeño final de nuestra página web, ya sea en su rapidez de respuesta o capacidad de almacenaje.

Es por esto que a la hora de elegir un hosting para nuestros sitios webs, hay varias características que debemos tener en cuenta si queremos ahorrarnos varios dolores de cabeza.

Características de un buen hosting

Una de las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un hosting, es el soporte que tiene para los diferentes lenguajes y bases de datos. Entre los más básicos y comunes que se buscan hoy en día se encuentran lenguajes como PHP 5, Ruby on Rails, Perl y Python (entre otros). Y por supuesto, a la hora de ver el soporte de base de datos no podemos olvidarnos de MySQL que se ha convertido en el estándar hoy en día.

La capacidad de hospedaje, transferencia y trafico web son otras características a tener en cuenta. Dentro de un mismo hosting podemos encontrar diferentes planes con diferentes precios, cada uno con sus variaciones en cuanto a qué capacidad de almacenamiento tiene, el límite de transferencia de archivos y cuánto tráfico de navegantes soporta (medido en visitas mensuales). Por eso es muy importante definir para qué tipo de sitios webs necesitamos nuestro hosting para así elegir el plan que más nos convenga.

Otro de los elementos importantes es el soporte para las diferentes aplicaciones que pueden instalarse. Desde hace un tiempo es muy común el uso de aplicaciones como WordPress, Drupal, joomla, Magento, etc, como soluciones para cierto tipo de páginas webs.

Es por eso que un buen soporte para estas aplicaciones es muy importante a la hora de elegir un hosting con el cual trabajar, en especial si se pretende usar las últimas versiones de dichas aplicaciones.

Por último hay otras cosas que pueden influenciar nuestra decisión final pero que no siempre son esenciales a la hora de elegir un hosting. Dichos elementos puede ser qué tipo de panel de control utiliza (Cpanel es el más común), servidores FTP, características del manejo de cuentas de email, y lugar donde se encuentra el hosting propiamente dicho (esto último puede ser muy importante si se piensa manejar un sitio web con alto trafico de visitantes desde alguna región en particular, de esta forma podríamos mejorar su velocidad de respuesta si el hosting se encuentra en la misma región).